EL MENSAJE ES LO QUE IMPORTA

 Si tomamos un momento para analizar las diferencias entre los equipos tecnológicos que tenemos a nuestra disposición con los que teníamos hace unos diez años atrás, nos vamos a admirar, quizás no tanto de las posibilidades de esos equipos, sino de cómo nos hemos acostumbrado a ellos, a tal grado de tener una dependencia casi total.
Diferentes investigaciones han demostrado que los adolescentes y jóvenes aunque en diferentes variables, no piensan mucho en tecnología, pues han crecido con ella y la sienten parte de sus vidas. Y lo demuestra su habilidad multitareas, que les permite platicar con un amigo, mientras descargan archivos por internet, buscan música, vídeos y escriben un mensaje por celular.

Ya pronosticaba el comunicador Marshall McLuhan desde finales de la década de los 60 el siglo pasado, que ¨los medios de comunicación llegarían a ser como una extensión del cuerpo humano, pues tendrían el poder de modificar el curso y el funcionamiento de las relaciones y actividades humanas¨, declaración que parece tomar significado cuando somos testigos por ejemplo; de cómo los libros impresos y el periódico han adoptado formatos interactivos en dispositivos de pantalla táctil, de cómo las interfaces de los juegos digitales son cada vez más reales, de cómo los teléfonos celulares incluyen funciones que facilitan la vida y qué decir de las redes sociales que se han convertido en recursos de comunicación y expresión tan accesibles para personas de todas las edades.

Todos estos conceptos han hecho de las nuevas tecnologías un mensaje. Basta abrir cualquier periódico o revista, para leer opiniones de los nuevos sistemas operativos, navegadores, teléfonos, iPods, teléfonos, juegos, aplicaciones y por supuesto de las tabletas digitales que compiten con el iPad. Pero, si reflexionamos un poco, encontramos que la tecnología, es eso, un canal, un medio de comunicación, una herramienta. Entonces, ¿qué sería de estas herramientas si no hubiese mensajes para compartir?. Símplemente, no existirían.

Algo interesante en este tema, es que la percepción que teníamos de tecnología ha cambiado, pues cuando antes la veíamos como algo lejano, disponible solo para unos pocos, hoy la asimilamos como nuestra, como algo que podemos utilizar en cualquier momento. Pero además, ya no solo es una herramienta que nos sirve para conseguir algo, sino que se ha moldeado, de modo que cualquiera puede participar en su desarrollo, al escribir mensajes, alimentando un blog, publicando fotografías, vídeos, música, etc., en otras palabras, cualquier persona se convierte en un productor de medios. ¡Qué oportunidad!.

Lamentablemente, son precisamente los adolescentes y jóvenes quienes en muchos casos aún no aprovechan esa oportunidad y dedican mucho tiempo a consumir mensajes, descargando fotografías, música, películas y su participación productiva se limita al envío de mensajes cortos por celular y a la aprobación de grupos y frases sin sentido con un ¨like¨ en Facebook.

Dice la Biblia en Romanos 12:2, ¨No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta¨. Sin duda, este versículo es un llamado a quienes nos toca vivir en estos tiempos privilegiados por el avance de la tecnología. Podemos interpretar el no ser conformistas, a no limitarnos a esperar la aprobación de los amigos al opinar en un grupo de internet y además tener noción del potencial de la tecnología, utilizándola con responsabilidad.

Comprobar la buena voluntad de Dios para cada uno de nosotros, incluye asimilar el potencial creativo que tenemos como seres humanos, pero además de cumplir una misión en nuestras vidas. Esa misión, incluye acercarnos a la fuente de felicidad que es Jesús, fortalecer nuestra fe, ayudar a otros y compartír el mensaje del pronto retorno de Jesús, esa es nuestra verdadera tarea, y los medios tecnológicos son herramientas que nos ayudan a alcanzarla.

Sin duda, existen ilimitadas posibilidades de renovar nuestros equipos tecnológicos, pero lo urgente es transformarnos y renovar nuestro entendimiento para poder aprovechar la tecnología, no como un objeto de plática y entretenimiento, sino como verdaderos instrumentos donde el mensaje de salvación, es el más urgente para aprobar y compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s