Silencio en la montaña del espacio

ManoSpaceLa emoción de mi sobrina era evidente. Desde días antes de llegar al llamado “lugar más feliz en la tierra,” ella soñaba, se ilusionaba e imaginaba cómo sería la experiencia de ver el famoso castillo, los personajes y las princesas. Después de planificar un poco y con el mapa en mano, al llegar a Disney nos organizamos en dos grupos para reencontrarnos al final del día.

Cuando llegamos a la montaña del espacio fui asignado por mis dos sobrinas para ir en la posición del frente en el autito, pues en los asientos traseros se sentían menos expuestas al peligro. El recorrido por la famosa atracción espacial es oscuro e incierto, pero aún en medio del ruido lograba escuchar detrás de mi las risas nerviosas, y en medio de la oscuridad logré ver de reojo que a veces levantaban los brazos. De repente escuché que Ana Lucía le hablaba a Sofía: “Sofía, ¿estás bien? ¡Grita! ¡Sofía gritaaa!” Y después de unos segundos que parecieron minutos, Sofía respondió con un grito medio amilanado, “¡estoy bien!”

Un poco mareados y con la sonrisa un tanto forzada, bajamos al terminar el paseo para conocer la verdad: “Sofía, ¿porqué no respondías? De repente dejaste de gritar y agachaste la cabeza. ¡Pensaba que te habías desmayado!” le insistió Ana Lucía, quien había ido detrás de ella todo el tiempo. Con una voz suave Sofía sólo respondió: “Estaba orando.”

En medio del caos, de la oscuridad, de los gritos, de la incertidumbre, de los altos y bajos, Sofía decidió guardar un poco de silencio en la montaña del espacio, con la certeza que Dios la escucharía. A veces creemos que vivimos en el lugar más feliz del Universo, pero es porque no conocemos más. El recorrido del día a día es complejo, hay ruido, caos, peligro, gritos, altas y bajas. Nos reímos y nos cansamos. Pero en medio de toda la confusión, en la montaña del espacio donde vivimos, podemos guardar silencio por un momento y orar, con la certeza que Dios nos escucha.

Anuncios

FELICES SÁBADOS

Hace 21 años visitaba con algunos amigos una pequeña congregación que se reunía cada sábado en una pequeña casa de la Colonia Fomerrey, en Linares, N.L., México. Aunque ahí prediqué mi primer sermón, mi ministerio de cada sábado era diseñar y elaborar separadores de libros con felices sábados para los asistentes. Hoy lucen enmarcados en una de las paredes de nuestra casa. ‪#‎FelizSábado‬.FelicesSábados

TOY HACKING

ImagenCon mis sobrinos hemos inventado muchos juegos utilizando tarjetas recicladas de hotel. Hemos pasado horas divertidas, jugando e imaginando. La regla es que todos podemos ingeniar reglas que se respetan, pero que también cambian entre juego y juego. A esto se le llama toy hacking. Tiene que ver con experimentación e implementación de ideas para encontrar nuevas soluciones. Este concepto de creatividad colaborativa también aplica a la economía, (DIY economy), la mercadotecnia (growth hacking), etc. y será una tendencia en los próximos años.

ESCRITURA CREATIVA

escritura

Hace unos años compartí con mis estudiantes de la clase de Desarrollo de la Creatividad algunas técnicas de escritura creativa que pueden servir de inspiración para escribir programas, guiones, poesías, canciones, etc. Aunque existen muchas de estas herramientas, se incluyen solo algunas, lo importante es que sean puestas en práctica. Quien esto haga seguramente se sorprenderá de sus mismos resultados:
1. Cambia el punto de vista
El punto de vista es el ángulo de visión que adopta el narrador al contar la historia. En ocasiones el mismo narrador toma el papel protagónico y nos cuenta con sus propias palabras (en primera persona) lo que siente, piensa, hace u observa:
EJ: “Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera.”
(Juan Rulfo).
En otros casos el narrador queda al margen del relato como un testigo que cuenta lo que le ha sucedido al primero. En el siguiente ejemplo el narrador no tiene acceso a lo que el protagonista siente o piensa, pero puede captar y contar los detalles al observar los gestos y expresiones corporales: “El viajero se levanta, pasea la habitación, pone derecho un cuadro, empuja un libro, huele unas flores. Ante un mapa de la península se para, ambas manos en los bolsillos del pantalón, las cejas casi imperceptiblemente fruncidas.” (Camilo José Cela).
Reconocido como uno de los grandes poetas de la naturaleza, el poeta inglés, Ted Hughes (1930-1998), escribía en primera persona, pero desde el punto de vista de los animales, de las plantas o de los seres vivos, como si él fuese uno de ellos. EJ: “¿Qué soy, que así husmeo y vuelvo las hojas y sigo hasta el río una mancha desvaída del aire y entro en el agua? ¿Qué soy, que así quiebro la vítrea superficie al sumirme y alzando los ojos sobre mí veo, invertido y clarísimo, el lecho del río? ¿Qué hago aquí a mitad del aire? ¿Me apasiona esa rana porque hago mías sus entrañas más secretas? Y esas hierbas, ¿me conocen, me han visto antes entre sí, repiten mi nombre, encajo en su mundo?”
2. Establece relaciones sin aparente relación alguna
Tony Buzan en su libro “El poder de la inteligencia creativa”, enfatiza la técnica de Ted Hughes antes mencionada, pero añade otro recurso. Éste consiste en imaginar dos palabras sin aparente relación alguna (por ejemplo madre y piedra), para luego elaborar un mapa mental de por lo menos 10 palabras derivadas de cada una de las anteriores. Una vez que se hace la lista, se establecen relaciones entre una de las palabras fuente y algunas de las 10 derivadas de la segunda palabra. Ejemplo:

  • Palabra fuente 1:MADRE
  • Palabras derivadas: Apoyo, amor, superviviente, fuerte, cariñosa, optimista, inestimable, única.
  • Palabra fuente 2: PIEDRA
  • Palabras derivadas 2: Anillo, joya, roca, diamante, playa, preciosa, corona, valor, preciosa.
  • Poema derivado: “Las gemas abrazan su garganta. Ella, la joya. En su corona, el diamante de mi mente”.
3. Utiliza la plantilla de Stryker
Fran Stryker era profesor de literatura en un colegio Norteamericano, pero se hizo celebre gracias a las conocidas historietas de “El Llanero Solitario”. Stryker, quien tenía que escribir un episodio al día, fabricó una tabla de seis columnas: El heroe, el adversario, la meta, el obstáculo, el aliado y el resultado. Trabajando a contra reloj anotaba descripciones positivas y negativas de los diferentes personajes, así como diferentes circunstancias favorables y desfavorables. Luego tomaba al azar un elemento de cada columna, con lo que tenía a su disposición un conjunto de 6 elementos combinables. Con ellos componía el episodio del día.
4. No sigas necesariamente el orden cronológico
Cuando he pedido a mis alumnos que escriban un resumen de su vida, la mayoría lo hace en el orden en el que los hechos han ocurrido. Una narración creativa puede atreverse a iniciar desde cualquier momento de la historia y buscar de forma atractiva cubrir los aspectos más importantes sin importar el orden.
5. Aprovecha las expresiones de los rostros, formas, paisajes
Las expresiones pueden no ser exclusivas de los humanos, también las puedes identificar en los árboles, en el mar, el río, la noche, el sol, las flores, etc. Puedes atribuir atributos humanos a otros elementos y objetos para resaltar tus ideas.
EJ: “El mar abre sus brazos ofreciendo con orgullo sus bondades, mientras que el cielo llora de alegría por el silencio del fuego”.
6. Utiliza otros sentidos
Aunque el sentido de la vista es el que provée más información al ser humano y por lo tanto el que influye en primera instancia al escritor para ser tomado en cuenta, también hay otros sentidos que aportan interés a la escritura creativa.
EJ: “Siento sus rugosas manos como rocas duras, pero seguras”. “El ambiente huele a rosas, como las rosas de primavera en la mañana”.

TODOS SOMOS CREADORES

Casa de muñecasMi abuelo materno fue uno de esos hombres que sabía un poco de todo. En su pueblo se ganaba la vida como diseñador, traductor, abogado, o cualquier otra ocupación digna, pero creativa.

Lamentablemente no tuve el placer de convivir con él pues falleció cuando yo tenía unos ocho años de edad, pero alcancé a conocerlo en vida y hasta visité su última vivienda donde había objetos fabulosos como; montones de lápices de colores clasificados por familias cromáticas, hojas de papel en diferentes grosores y colores, una pequeña guitarra de diez cuerdas, libretas y agendas con diferentes textos de su autoría, además de colecciones de citas muy valiosas. Sigue leyendo

SAMARITANO DEL VIERNES

Una taza con chocolate acompañada de una rebanada de pastel era la mejor opción para hacer una pausa esa tarde de diciembre en nuestro viaje de bodas. San Miguel de Allende es un poblado en el centro de México que se presta para estos caprichos por la variedad de rincones conceptuales con opciones gastronómicas que van desde las más sencillas y caseras, hasta las más sofisticadas y eclécticas. Mientras nos atendían tomé como de costumbre una servilleta donde tracé algunos bocetos, inspirado en la arquitectura colonial del lugar, escuchando un fondo musical de piano en vivo. La verdad no recuerdo si era un viernes, pero no importa. Sigue leyendo

APRENDIENDO POR LA MALA


Conmidatoria experiencia es la de estar un par de horas con las piernas estiradas, los ojos cerrados, las manos apretadas y la boca abierta, pero sin poder hablar. El incordioso aparato que talla las muelas para deshacerlas en partes como castigándolas por haber dejado de funcionar; el dolor de la aguja y los efectos de la anestesia, se mezclan con un olor exclusivo mientras la brisa en los lentes te hace olvidar por un instante que tu mandíbula pasa por una prueba de resistencia, a punto de estallar. Confinantes todas esas vivencias a una paciencia obligada que no tiene vuelta atrás. Sigue leyendo